Justificación

 Con cuatro décadas de ejercicio periodístico, Joaquín Gutiérrez Niño sigue en la brega. Contra viento y marea, y -con frecuencia- contracorriente. Por todos los medios, literalmente.

   Aquí se compendia y continúa su labor, que va de la nota diferente, curiosa o útil, la que no tiene cabida en otra parte, al recuento de lo más significativo de la semana, lo rescatable del mar y la marea informativa en que naufraga la sociedad.

   Hombre agradecido, reconoce y rinde homenaje no solamente a quienes le han apoyado en lo personal sino a personas e instituciones que sirven o sirvieron a los demás pero podrían contar con mayor aprecio público.

   Convencido de que la cuña debe ser del mismo palo, para que apriete, suma a su propio análisis de medios, el de colegas que practican una todavía escasa pero siempre saludable autocrítica.

   Reúne la palabra de amigos y familiares, la que ellos generan directamente en su práctica informativa o aquella que les ha conmovido, a veces tomada de la propia red, hasta el verso o trino, “condición superior que no cualquiera alcanza”.

   Aquí, los signos de su quehacer permanente: el binomio comunidad y comunicación, el periodismo propositivo, la radio total y la paternidad participativa.

   Sus nuevas prisas y corajes, de donde recoge lo cotidiano relevante, con frecuencia gris, y su bien surtida miscelánea, como aquella de su niñez provinciana. Con todo a la vista y a la mano.

   Comparte además su profunda esperanza en una quimera: la Generación del Nuevo Hombre. Su fe convencida que le lleva a creer posible una renovación de la humanidad, tarea colectiva a la que aporta algunas claves. Habría que oírlas y aplicarlas.

   Por último, lo entrañable o cercano, en el afecto o lo físico: la vida comunitaria, ya en Chiapas, su tierra, donde conserva su domicilio permanente, o en el norte capitalino, donde mantiene un domicilio alterno desde hace 35 años.

   Sólo escapa a este compendio la producción de sus primeras dos épocas; la primera se destruyó con su archivo inicial y la otra se irá alojando en

su blog personal: www.bregador.wordpress.com.

   Pero, ojo: el sitio es un testimonio -casi exclusivo- para allegados e interesados en la interacción directa de Gutiérrez Niño con los suyos, si los hubiera.

   Si alguien es hipersensible a ciertas críticas o alérgico a trayectorias y testimonios personales, haría mejor en abstenerse de visitarlo. Caso contrario, no sólo será bienvenido; se agradece de antemano su tolerancia.

   Por lo pronto, se le convida muy atentamente a recorrer y frecuentar este blog general. Con suerte, no será defraudado y quizá le resulte de alguna utilidad. ¡Sea siempre grata su estadía por estas líneas!

One Response to Justificación

  1. greg hidalgo dice:

    Excelente idea, amigo Gutiérrez, la de un blog colectivo. Cuando se quiere comunicar contigo directamente pues ahí está tu blog personal pero esta idea del blog general lo hace amplio y variado y disponible para los amigos. Es como una revista. Eso!
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: