Las cuerdas tensas

 

“Maestro del baile, verdadero artista del ring”, como él mismo se definió, Cassius Clay (“el nombre de un esclavo”) o Muhammad Alí (“un hombre libre”) se forjó en la rudeza del gimnasio y el cuadrilátero. Ahí acuñó frases que revelan una personalidad desinhibida y fuerte, controversial. Es su legado ahora que, literalmente, colgó los guantes.

 

No cuentes los días, haz que los días cuenten.

 

“Imposible” es sólo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo. “Imposible” no es un hecho, es una opinión. “Imposible” no es una declaración, es un reto. “Imposible” es potencial. “Imposible” es temporal. “Imposible” no es nada.

 

Odié cada minuto de entrenamiento, pero dije: ‘No renuncies. Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón’.

 

Los campeones no se hacen en gimnasios. Están hechos de algo inmaterial que está muy dentro de ellos. Es un sueño, un deseo, una visión.

 

Cuando empecé a boxear, todo lo que quería era poder comprarles a mis padres una casa y tener un auto grande para mí. Pero mis sueños comenzaron a crecer.

 

No hay placeres en una pelea, aunque alguna de mis peleas ganadas fueron un placer.

 

Yo no divido a los hombres en modestos y arrogantes, sino en los que dicen la verdad y los que mienten. No hay ningún atleta en el mundo moderno que sepa tantas cosas como yo. Entonces, ¿qué me importa si suena a modestia o falta de modestia?

 

Cuando eres tan grandioso como yo, es difícil ser humilde.

 

La gente no soporta a los bocones, pero siempre los escucha.

 

Cuando tienes razón, nadie lo recuerda. Cuando estás equivocado, nadie lo olvida.

 

Ríos, lagos, lagunas y arroyos, todos tienen nombres diferentes pero todos contienen agua. Así son las religiones: todas contienen verdades.

 

Vi el mundo entero. Aprendí algo de la gente de cada lugar. Hay verdades en el hinduismo, en el cristianismo, en el Islam, en todas las religiones. Y también en el hablar sincero. La única religión que vale es el amor.

 

Una persona que ve la vida a los 50 años igual a los 20, ha desperdiciado 30 años de vida.

 

La comedia es una forma graciosa de decir la verdad. Mi forma de hacer bromas es una forma graciosa de decir la verdad. Mi forma de hacer bromas es decir la verdad. Ese es el chiste más gracioso del mundo.

 

Lo más importante de mi vida es lograr la paz. Dios me dio esta enfermedad para demostrarme que soy un hombre frágil como cualquiera.

 

(Cuando muera…) Me gustaría que dijeran que tomó unas cuantas copas de amor, una cucharadita de paciencia, otra de generosidad, una pinta de bondad… que tomó un cuarto de risa, una pizca de preocupación y, a continuación, mezcló predisposición con felicidad, agregó mucha fe y lo mezcló todo muy bien, extendiéndolo a lo largo de su vida y ofreciéndolo a cada persona merecedora que se encontró en el camino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: