De La Tribu al universo, Cármace

Con extensa y sólida trayectoria internacional, Cármace es un músico de primera línea que ha dado lugar a todo un concepto de jazz fusión y que, de temporada en ocasión, como esta noche, reúne talentos de alto nivel en torno a sí.

Para regocijo de melómanos, se presenta este jueves 26 de mayo en New Oleans de Revolución, “la catedral del jazz”. El anuncio lo hizo en SIGNHOS / Radio -para familias (ABC Radio; 760 AM), donde refirió parte de su actividad profesional y vivencias familiares decisivas para su formación.
Autor de “Siempre es lo mismo”, uno de los signos más notorios de la vida en general: los ciclos, Cármace (Carlos Macías Cervantes) está convencido que el entorno es decisivo en la formación de los artistas.
Ir con su abuelo a ver la banda del pueblo hizo, por ejemplo, que un colega suyo, de nacionalidad austriaca, se dedicara de lleno a la música, según le reveló en el programa “La imagen de la música”, que Cármace condujo en Nueva York.
De niño, Carlos hizo sus propios juguetes. Su padre, un electricista que fue pionero de la radio en Zacatecas, don José Jesús Macías Guerrero, tenía una fábrica de juguetes, otra de anuncios de neón y una más de muebles que él mismo diseñaba.
En ese entorno se afinó su espíritu inquieto, creativo, y nació su gusto por la música y el servicio. Fue el décimo primero de quince hermanos, entre los cuales hubo de todo, incluso una monja que sirve en la sierra de Chiapas.
Su carrera musical
Formó su primer grupo musical, La Tribu, en su juventud zacatecana; tocaba lo clásico de la época, las piezas del rock and roll: “Gloria”, “Es Lupe”.
Al mediar los 60 se traslada a la capital del país y se incorpora al grupo de su hermano Armando Macías, “Los Indios Tarahumaras”. Primero tocó guitarra y, después, bateria, en la que se quedó a vivir.
Formó parte, de orquestas que acompañaron a figuras de primer orden: Pedro Vargas, Lucho Gatica, Olga Guillot, César Costa, Alberto Vázquez, Hermanos Carrión, Banda Golliath.
En 1972 se incorporó a la orquesta del Festival OTI y se consolidó como músico de estudio (para grabaciones) de Luis Miguel, Emmanuel, Lucero, Lupita D’alessio, Joan Sebastian, José José, Mijares, Armando Manzanero, Bebu Silveti, y muchos más.
Tuvo, en el 79, su propio barclub (El Galeón), donde promovió la música original con su grupo Collossium (Enrique Nery, piano; Rodolfo “Popo” Sánchez, alto sax; Manuel Fernández, “Camarón”, bajo; y Carlos Cervantes, batería).
Para 1982 se va a New York y comienza su correría por el mundo. Ahí, en la Urbe de Hierro graba -en 1984- su producción titulada “The Universe is my Home” con la colaboración de Jaco Patorius, uno de los músicos más destacados del Siglo XX.
En el 86 se convirtió en manager del Variety Recording Studios, el más importante en New York para el mundo latino, con clientes como Tito Puente, Celia Cruz, Tito Nieves, Marc Antony, Pochi Familia, Johny Ventura, Sergio Vargas, Mecano, Charly Mosquea, Hernan Vargas…
Fue director de orquesta para Basilio, en Nueva York, e intervino en audiciones en vivo con Miriam Hernandez, Camilo Sesto y Antony Rios, entre otros.
En 1993 grabó “Discovering my Universe” con un violinista que ha destacado en el mundo entero: Michael Urbaniak. Asimismo, hizo arreglos y produjo el tema cristiano “Heme aquí, Señor” para Joselyn.
Dos años después formó parte de Fulanito, un grupo muy exitoso, mezcla de perico ripeao y house music.
En 2000 produjo su primer programa de televisión para LTV, Latin Television, en New York, con el nombre de “La Imagen de la música”, donde se entrevistaba a músicos invitados y después se tocaba jazz.
Labora como camarógrafo, editor y productor para diferentes compañías y sigue con sus presentaciones en los Jazz clubs de Nueva York. Con su grupo/banda, Cármace toca en lugares tan reconocidos como Birdland y el Blue Note, entre otros.
Cármace / signos vitales:
> Con Tito (Jorge Luis Reynoso), que ha sido un hermano para mí, nos adentrábamos en el estudio de mi padre, todo lleno de foquitos, y lo ayudábamos a construir transformadores. Mis amigos describían a mi papá como Ciro Peraloca.
> Zacatecas es un lugar maravilloso, que inspira. A mí no se me ha quitado lo provinciano; conservo los valores inculcados en el hogar.
> Las relaciones perduran mientras uno tiene admiración por la otra persona; uno tiene que buscar lo bueno de la otra persona, sea hermano o pareja.
> Todos somos buenos aunque a veces tomamos decisiones equivocadas.
> Quise formar mi familia como mi padre, pero yo no era mi padre ni eran los tiempos de mi padre; he tratado de formar mi familia varias veces.
> Aunque las relaciones sean difíciles no debemos perder la fe en buscar y encontrar el amor.
> Viajar es aprender. Aprender es tan extenso que uno nunca termina.
> Los músicos somos soñadores; vivimos fuera de la realidad.
> Escribo para capturar momentos, estados de ánimo. Todo vive y todo tiene memoria.
> Componer es maravilloso; creas algo que no existe.
> La música cura, pero también enferma.
JGN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: