1991, nuevo rostro del planeta

Hace un cuarto de siglo, el mundo se conformó de distinta manera. Este es un recuento de los acontecimientos de 1991, al estilo de Antonio Aspiros. Sirva como homenaje a la memoria de la progenitora del autor, doña María Teresa Villagómez, quien hoy 27 de febrero completaría nueve décadas de vida.

Textos en libertad 

Hace 25 años desapareció la URSS y terminó la Guerra Fría

Por José Antonio Aspiros Villagómez

Para mi madre, María Teresa Villagómez González (1926-2013),

quien hubiera cumplido 90 años el 27 de febrero

            El siguiente texto, de la autoría de este tecleador, fue publicado como parte de un libro cuya ficha se ofrece al final. Son los sucesos de 1991, ahora hace ya un cuarto de siglo:

La última década del siglo XX comenzó con uno de los años más intensos y prometedores, por sucesos como la derrota de Irak y la desaparición de la Unión Soviética, pero al mismo tiempo preocupantes porque estalló la guerra civil en Yugoslavia y se multiplicaron los severos brotes de nacionalismos y xenofobias.

            De pronto el mundo creció cuando países que estaban asimilados, divididos o sometidos, recuperaron -o intentaron hacerlo- su soberanía, y el mapa político del planeta perfiló una recomposición de lo que habían modificado las dos guerras mundiales.

            El año de 1991 dio inicio con la guerra del Golfo Pérsico y terminó con la renuncia de Mijail Gorbachov a la Presidencia de la URSS, la cual, simultáneamente, desapareció para dar paso a la llamada Comunidad de Estados Independientes.

ENEMIGOS ANTES, ALIADOS AHORA

            La Operación “Tormenta del desierto” o “Madre de todas las batallas”, que duró del 16 de enero al 28 de febrero y obligó al derrotado Saddam Hussein a devolver Kuwait -emirato invadido y anexado el año anterior-, propició las rebeliones de los chiitas en el sur y de los curdos en el norte de Irak.

            Esta guerra, bendecida por la ONU, fue posible gracias a una coalición encabezada por Estados Unidos y en la que participaron -económica y/o militarmente- naciones occidentales, musulmanas e incluso la URSS que, así, fue aliada militar del Tío Sam por única vez desde la II Guerra.

ÚLTIMAS PALPITACIONES

            En la Unión Soviética, la salida de Gorbachov fue el colofón de una cadena de sucesos que incluyeron un fracasado golpe de Estado en agosto, el forzado reconocimiento de la independencia de los países bálticos -Estonia, Letonia y Lituania, anexados entre 1944 y 1945-, la elección de Boris Yeltsin como presidente de la Federación Rusa, la disolución del Pacto de Varsovia y el fin de la Guerra Fría durante la última cumbre con Bush, en la cual se alcanzó el acuerdo de reducir en 30 por ciento los arsenales nucleares estratégicos.

CAMBIO DE ESCENARIO

            La península de los Balcanes pasó, entonces, a ser el foco caliente del planeta. Primer país comunista emancipado del estalinismo en los tiempos del presidente Tito, Yugoslavia también se desmembró. Serbia, partidaria de mantener la federación de las seis repúblicas de los eslavos del sur, creada en 1918, contuvo militarmente los intentos independentistas de Croacia y Eslovenia. Bosnia-Herzegovina y Macedonia se pronunciaron igualmente por su separación, y Montenegro se alió al gobierno de Belgrado.

            En la vecina Albania los comunistas se mantuvieron en el poder -por primera vez mediante una contienda electoral en la que participó el Partido Democrático-, y unos 25 mil albaneses pidieron a Italia un asilo político que les fue negado.

PROPÓSITOS COMERCIALES

El otro hemisferio del globo tuvo, asimismo, intensa actividad. Representantes de 21 Estados de habla española o portuguesa reunidos en la Primera Cubre Iberoamericana (Guadalajara, Jalisco), llegaron a acuerdos tales como demandar ayuda a los países más industrializados para combatir el narcotráfico; refrendar los principios de democracia, soberanía y no intervención, y cuestionar tanto la deuda externa como las barreras comerciales.

            En el marco de los cambios que registró el mundo en 1991, esa Cumbre fue la expresión de la voluntad de los mandatarios asistentes por no quedar a la zaga de otras regiones en cuanto a integración económica se refiere. Por ello, tomaron diversas decisiones los miembros del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y del Grupo de los Tres (Colombia, México y Venezuela).

CON CENTRO Y NORTEAMÉRICA

            Ya en enero, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua habían convenido con México integrar gradualmente sus respectivas economías en los siguientes seis años, y, en febrero, Canadá, Estados Unidos y México habían iniciado conversaciones para formular un Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

            El cura progresista Jean Bertrand Aristide, que asumió la Presidencia de Haití a principios de febrero, fue derrocado menos de ocho meses después por el general Raoul Cedras. La Organización de Estados Americanos acordó algunas medidas de presión para reinstaurar la democracia en esa isla caribeña, pero no surtieron efecto alguno.

MOMENTOS OSCUROS

            Tuvieron lugar tres eclipses en México: el de julio fue de Sol y durante diez minutos dejó en la penumbra gran parte del territorio nacional; los de agosto y septiembre fueron políticos: Ramón Aguirre Velázquez, gobernador electo de Guanajuato postulado por el PRI, declinó asumir el cargo y en su lugar el Congreso local nombró a Carlos Medina Plascencia, del PAN; en San Luis Potosí, Fausto Zapata Loredo renunció a los pocos días de haber jurado como mandatario estatal, ante la imposibilidad siquiera de entrar al Palacio de Gobierno, cercado por opositores inconformes.

            Lupita Jones se convirtió durante 1991 en la primera mexicana en conquistar el título de Miss Universo; en contraste, la selección mexicana de futbol cayó ante la de Estados Unidos en la final de los Juegos Panamericanos celebrados, al fin, en Cuba.

            El ex primer ministro indio Rajiv Gandhi murió asesinado en un atentado con bomba, mientras que México perdió, entre otras personalidades, al diplomático Alfonso García Robles, Premio Nobel de la Paz 1982, y al pintor Rufino Tamayo, último sobreviviente de “los cuatro grandes” del muralismo junto con Orozco, Siqueiros y Rivera.

(Capítulo: ‘1991: nueva fisonomía planetaria’, tomado del libro predominantemente fotográfico ‘25 años en la información’, investigación hemerográfica y redacción de José Antonio Aspiros Villagómez. Editores: Notimex y Grupo Desea, SA de CV, primera y única edición, 1994, México, DF. Con copyright de autor y editores)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: