Patadas de ahogado

 

“Cuando ayer es mañana” sirve como eje al paquete de poemas de julio escritos por Juan Cervera Sanchís. Como estila, va de la esperanza al desencanto, y vicerversa. Deplora la indiferencia pero canta a la vida y el amor que encuentra en un grano de arroz. 

NO SÉ

 

No sé si beso y labio,

 

si memoria y olvido,

 

si rosal suspirante,

 

si ríos transparentes,

 

si lloviznas de mayo,

 

si cielo azul de julio.

 

No sé cuándo ni cómo.

 

No sé si sí o si no.

 

No sé si pluma y aire.

 

No sé si vuelo o cielo.

 

No sé si árbol y pájaro.

 

No sé si rama y nido.

 

No sé si hojas y sombras.

 

Yo no sé por qué lloran las hormigas.

 

Ignoro por qué vuelan las abejas.

 

De la miel no se nada,

 

quisiera yo saber

 

cuanto saben, que es mucho,

 

los campos y las flores.

 

Quisiera y no quisiera,

 

mientras sueño tu sueño

 

y acaricio tus ojos y me escondo

 

en el cálido hueco de tus manos.

 

Ah, ese no sé del beso.

 

Ah, ese no sé del labio.

 

Ese sí y ese no de la memoria

 

y del nombre sin nombre del olvido.

 

Que no sé yo si sí o si no,

 

Que no sé, que no sé,

 

que me abrazo a tu cuerpo;

 

que me abraso en tu llama

 

roja y viva y Dios, ya ves,

 

ya lo estás viendo, Dios

 

simplemente sonríe

 

y las galaxias bailan a corazón abierto

 

en el centro ideal del ideal supremo

 

de la vida y, la vida,

 

la vida que es la vida,

 

es la vida sin más

 

y no hay ya más que hablar,

 

que dicho está ya todo

 

en la hiperlucidez rotunda del silencio.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 1° de Julio 2011

 

 

 

 

CUANDO AYER ES MAÑANA

 

 

 

Cuando ayer es mañana y mañana es ayer

 

y nunca es siempre;

 

cuando los eucaliptos se creían encinas

 

y los cuervos palomas; cuando yo no era yo

 

y tú ya no eras tú supe que no sabía

 

y los verdes más verdes eran raros violetas.

 

Tiempo aquel ya destiempo de confusión y asombro

 

donde nadie alcanzaba a descifrar quien era.

 

Las hembras aspiraban a ser machos

 

y los machos soñaban con ser hembras.

 

Las ratas y los sapos desfilaban,

 

tuertos los sapos y las ratas cojas,

 

tatuados de absurdo y vestidos de frívolos

 

y locos colorines, pregonando su orgullo.

 

Orgullo, orgullo, orgullo,

 

¿qué es eso del orgullo pregonado?

 

¡Ah la vieja comedia irracional!

 

La estupidez parece que no tiene remedio

 

en este pobre mundo cada vez más estúpido.

 

Cuando ayer es mañana y mañana es ayer

 

y nunca es siempre;

 

cuando las rosas blancas se negaban a ser geranios rojos

 

y el sol cada mañana volvía a iluminar el horizonte

 

y se escuchaban las revoltosas risas de los niños

 

y la vida seguía y seguía su rumbo

 

creyendo a toda vida en ella misma;

 

uno, no con orgullo ciego, no con torpe soberbia,

 

sí con sencillo amor, seguía sin más cantando

 

y, humilde y bellamente, creyendo por igual

 

en la mujer y el hombre y en Dios y en la poesía.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 4 Julio 2011

 

 

TODO

 

Y vendrán

 

otros días

 

y otras noches;

 

vendrán

 

otras mujeres

 

y otros hombres;

 

otros tiempos

 

vendrán,

 

y todo esto

 

que ves

 

y todo esto

 

que tocas

 

desaparecerá.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 8 Julio 2011

 

 

MÁS ALLÁ

 

 

 

Más allá de esta tierra,

 

más allá de este sol.

 

Más allá, más allá.

 

Más allá de esta vida.

 

Más allá, más allá

 

sé que hay tierras

 

y soles,

 

sé que hay vida

 

y, sobre todo, sé

 

que tú y yo

 

habremos de encender,

 

amada día,

 

una vez más

 

la antorcha del amor.

 

por el camino del amor.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 8 Julio 2011

 

 

LE PONDRÍA

 

 

 

Le pondría

 

los cascabeles al gato

 

negro y ciego de la vida,

 

y a la gata de los celos,

 

con gusto, la vestiría

 

de niñas lunas crecientes

 

y bellas estrellas niñas.

 

Cansado de realidad,

 

le pondría

 

los cascabeles al gato

 

desolado de este día

 

hambriento de gata y noche

 

y sediento de caricias.

 

 

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 9 Julio 2011

 

 

SIMPLEMENTE

 

 

 

Simplemente estoy vivo,

 

estamos vivos simplemente;

 

simplemente respiro, respiramos.

 

Simplemente te miro.

 

Me miras simplemente.

 

Nos miramos simplemente.

 

Simplemente te beso.

 

Me besas simplemente.

 

Digo simplemente tu nombre.

 

Dices mi nombre simplemente.

 

Simplemente lo simple se decanta

 

en la simplicidad de cada día

 

y sé, sabemos, simplemente

 

lo que hay que saber

 

y, la palabra amor,

 

tan simple y breve

 

como una gota de agua,

 

es más que una palabra

 

y, simplemente, sacia

 

nuestra simple y viva sed de vida.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 11 Julio 2011

 

 

COMO EN EL VIEJO OESTE

 

 

 

Como en el Viejo Oeste

 

le puse precio a mi cabeza,

 

aunque yo nunca he sido sheriff,

 

por todos los delitos cometidos

 

por mi desenfrenada imaginación.

 

Carteles puse en todas las esquinas,

 

y en las sórdidas puertas

 

de las cantinas malolientes,

 

con un final determinante:

 

“Lo quiero vivo o muerto

 

y, la verdad sea dicha, lo prefiero

 

mejor muerto que vivo.

 

Recompensa: Mil doblones de oro”.

 

Lo extraño entre lo extraño

 

es que nadie lo ha tomado en serio,

 

y yo, inmerso en mis delirios,

 

continúo creyendo todavía,

 

como los gambusinos

 

allá en el Viejo Oeste,

 

que algún día encontraré un filón

 

de oro puro que me saque del fango

 

y, polvo ilusionado, vuele libre

 

hasta fundirme con la luz invisible

 

del creador de la luz

 

que todo lo imagina y lo ilumina.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 16 Julio 2011

 

 

UN GRANO

 

Un grano es suficiente,

 

que es suficiente un grano,

 

un granito de arroz,

 

para sentir el hálito

 

de la vida en acción

 

Que es suficiente un grano,

 

un granito de arroz,

 

para saber que existen

 

el arrozal y Dios.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F. , 25 Julio 2010

 

 

ELLA

 

-canción-

 

 

 

Ella es como es ella,

 

que ella es aire y agua;

 

que ella, por ser ella,

 

ama, llora y canta;

 

que ella es oro y sol

 

y es luna de plata.

 

Ella tiene apenas

 

la edad encantada

 

de quien se enamora

 

con sencillez blanca

 

y sigue creyendo

 

que existen las hadas.

 

Ella es como es ella,

 

que es ella fantástica

 

como el mar y el cielo

 

y la luz del alba

 

y, a su edad, sin tiempo,

 

sueña, envuelta en gracia,

 

que la vida es

 

prodigiosa y mágica.

 

Que ella es como es ella,

 

que ella es ella, ¡y basta!

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 26 Julio 2011

 

 

PATADAS

 

Doy patadas de ahogado,

 

pataleo y pataleo

 

y, entre palos de ciego,

 

transito a la deriva

 

y voy de tumbo en tumbo

 

por el desesperado no me alcanza

 

del crucial sin vivir.

 

La indignación me come y me recome

 

y me saca de quicios

 

ante la despreciable pasividad

 

de tanto y tanto imbécil

 

como se apiña y grita en los estadios

 

celebrando los goles

 

y comentado luego en los cafés

 

los corruptos fichajes millonarios

 

de las muy celebradas marionetas

 

del puntapié y los calzones cortos.

 

En verdad me deprime

 

este mundo de absurdos donde habito

 

y, día con día, doy patadas de ahogado,

 

pataleo y pataleo y, entre palos de ciego,

 

siento que me robaron desde antes de nacer

 

esta vida sin vida que es mi vida.

 

JUAN CERVERA SANCHIS

 

México D. F., 28 Julio 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: