Vivir y morir entre coincidencias

De la columna blog “El infierno de Dante” compartimos un fragmento dedicado a Facundo Cabral. Los invito a disfrutar el estilo de la pluma de Dante Limón.
Llegó a las 74 años de una vida de coincidencias; y murió entre ellas; las balas acabaron con el “Mensajero de la Paz”, en la calle Liberación, justo el día que se cumplieron 195 años de la Independencia de su Argentina: Para él, no hay muerte, sòlo hay mudanza: “Cuando dicen que el hombre mata, yo no tengo nada que ver con eso”, pero fue blanco de un ataque de ráfagas, en un mundo que para él era un paraiso ” a pesar de tanto homicida”. Se fue dueño de su propia vida y lo siguió siendo hasta el último momento, como siempre lo dijo. Se acostumbró a vivir sin compañía alguna durante 60 años, y en la madrugada guatemalteca del 9 de julio, según cantaba, cambió su “torpe cuerpo por las alas con las que entraré en las mañanas del despertar eterno, más allá de los sucesos momentáneos”.
Murió Facundo Cabral, cantautor que no es de aquí ni es de allá. Hasta los seis años pronunció su primera palabra; Sara, el nombre de su madre; fue analfabeta hasta los 14; caminó 164 países; no compró casa y vivió casi medio siglo en hoteles; nunca uso tarjetas de crédito; y siguió su sueño de cantar por última vez en Guatemala.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: