Poemas (y fábula) de febrero

 Los días del poeta se entretejen de ciertas certezas ciertas (una lágrima por la mejilla del sol, explicarse la creación, entregas plenas, delirios y sueños)… Ahora, además de sus poemas de reciente creación, Juan Cervera Sanchís nos envía su “Fábula del hombre más pobre”, que vale conocer y conservar.

NADIE

Nadie sabe que yo se,

que se yo que nadie sabe

que el saber y el no saber

viajan en la misma nave.

UNA LÁGRIMA

Que vi yo

una lágrima,

una diminuta lágrima

rodando por la mejilla

del Sol,

una diminuta lágrima;

que el Sol llora,

que el Sol llora,

que llora

y que llora

el Sol.

NO

No tendría explicación

la Creación;

la Creación

no tendría explicación

sin la luz del sentimiento

que la ilumina de amor.

ARDO

Ardo en la memoria en llamas

de tus serpientes solares

y tus lunares urpilas

pueblan de alas los aires.

Te pido por la mar niña

y sus sueños de corales

que en las islas del deseo

le des asilo a mis carnes.

MANICOMIO

El rosal del manicomio

daba azucenas sangrantes

y las locas hiperlúcidas

tejían sueños suspirantes.

Los doctores,

ante tan locas verdades,

deificaban sus mentiras

en lugar de suicidarse.

Mas la realidad desnuda

no les permitía engañarse.

JUAN CERVERA SANCHIS

México, D.F., Febrero 2011.

FABULA DEL HOMBRE MAS POBRE

Los investigadores de la pobreza de aquel país a punto estaban de volverse locos en la busca del hombre más pobre, entre los pobres del mismo, dado que, cuando ya daban por hecho que lo habían descubierto, de inmediato aparecía otro aún más pobre que él, por lo que aquella investigación parecía convertirse en el cuento de nunca acabar.

Todo lo contrario había resultado encontrar al hombre más rico. Su riqueza era tan notoria que nadie tenía la menor duda de que aquel hombre era el más rico entre todos los ricos del país.

El problema surgió cuando se decidió buscar al más pobre ya que los pobres abundaban por todas partes día con día y eran cada vez más en número y en el grado de pobreza.

Por el contrario, el hombre más rico, era cada vez más rico, ya que mientras la pobreza se expandía de manera escandalosa, la riqueza se concentraba con desmesurada atrocidad.

Los extremos entre la pobreza y la riqueza en aquel país legaron a tal punto que no pudieron evitar enfrentarse entre sí y cuando vinieron a darse cuenta ya no hubo ricos ni pobres, sino muertos y ruinas por todas partes.

JUAN CERVERA SANCHIS

México, D.F., 23 Febrero 2011

SIGO

Sigo creyendo en los sueños,

sigo creyendo y creyendo,

creyendo en los sueños sigo

y sigo creyendo en ti

y en mi sigo creyendo;

que yo vivo de creer

en los sueños que yo creo,

en los sueños que creo yo

con creador y amante aliento,

que yo sin sueños, mi amor,

¡oh amor, mío,! sin tu sueño,

que es el sueño de mi vida,

no sabría seguir viviendo.

JUAN CERVERA SANCHIS

México, D.F., 27 febrero 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: