En la piel suave del aire

Poeta infatigable, Juan Cervera Sanchís escribe a diario. Transcribe lo que le dicta el corazón e invita a la musa a rendir culto a la llama.- Aquí reanudamos la intención de compartir algo de su producción del mes que ha terminado.

EL ÚLTIMO
Soy el último ejemplar
de una especie en extinción.
Soy el último poeta,
que rima flor con amor,
que rima vuelo con cielo,
y cuna con luna  rima
y poesía  con fantasía.
Soy ese  raro cantor
que  no cesa de cantar
por el gusto de cantar,
como canta  el ruiseñor,
que únicamente  canta,
a  fuerza de sentimiento
y endulzando su garganta,
para él y para al viento.
Soy, lo sé, ese  ser
que, sin hoy, sin mañana
y sin  ayer,
y desnudamente humano,
de antemano,
ya se sabe derrotado,
pero que sigue cantando
y sigue y sigue soñando
e inventando
que es posible lo imposible.
Soy  el último, soy el último,
ese último ejemplar
de una  especie  en extinción,
sin  ninguna protección,
que, contra  viento y marea,
continúa  en la pelea
de vivir
con pasión
y  escuchando
el hondo y bello dictado
de  su siempre enamorado
corazón.

    JUAN CERVERA SANCHIS
    México D. F. ,  6 enero 2011

ESCRIBIENDO
Si se me rompe la pluma,
y ya  no hay papel ni tinta
con que  poder  escribir,
yo continuaré  escribiendo
en la piel suave del aire
con mis dedos.
¿Quién me leerá? No lo sé.
Sólo  sé
que  yo seguiré  escribiendo,
ya que lo  mío  es escribir
y escribir  contra  el silencio
lo que no puedo  callar
y, aún  más, callarme no quiero.

      JUAN CERVERA SANCHIS
      México, D.F., 20 Enero 2011

A  SALVO
Falló  la luz  eléctrica.
Internet vio  apagarse  su pantalla.
Se  redujo el espacio, para  muchos,
 a un mudo punto negro.

 Un hombre, entre penumbras,
  se  entregó  a  la  lectura
de un diminuto libro de versos luminosos
valiéndose  de un rayo  de luna en su ventana.

 El mundo, de repente, quedó a salvo
   de frías interferencias.
   El canto  dulce  del ruiseñor
iluminó  las almas  y dio   voz a la  noche.
       JUAN  CERVERA  SANCHIS
       México, D.F. 2011

 HUMO
  Humo serán  los días y los años.
  Humo  serán tus ojos y mis libros.
  Tu cintura y mis  brazos serán humo.
  Humo  serán tus labios y  mis besos,
  pero aunque  todo, Amor,  termine en humo
  rindamos  culto férvido a la  llama.

        JUAN CERVERA  SANCHIS
        México, D.F.,  2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: