Siameses, pardos y revolcadas

 

  • Ya sin las tensiones futbolísticas, habrá que prestar atención a las otras jugadas: las electorales. En ese campo sí, nos bailan y golean. Nuestros técnicos, capitanes y llaneros son campeones mundiales.

  • Y ahora que la muerte de Monsivais ha vuelto la mirada hacia los gatos, vale observar las lecciones políticas de los felinos domésticos. Desde las simples manitas hasta el más complejo gatopardismo.
  • En la más negra de las noches de nuestra historia, por más revolcadas que se den, las gatas partidistas son exactamente las mismas y el fenómeno del gatopardismo reluce en todo su esplendor. Como Tomasi planteó en su célebre novela, todo cambió para quedar igual.
  • Igual no, peor. Porque si los más escépticos solían decir que todos los partidos son “la misma m”, hoy comprobamos absolutamente desesperanzados que no quedan opciones posibles. Y que, en efecto, los resultados a la vista hablan de insólitas revolturas.
  • En el marco de la contienda que está por culminar, ante la cantidad y “diversidad” de candidatos- alguien propuso en mi pueblo: ¡lícuenlos! (Acaso de esa manera la masa resultante espesara un poco).
  • En la práctica parecía imposible alcanzar una gran fusión, pero el ingenio nacional todo lo puede. Al punto que hoy presenciamos un grotesco espectáculo de siameses. Y aquí ya no hablamos de gatos, ni nada más del plano local.
  • La criatura que han parido nuestros líderes y estrategas políticos, mostrada ayer por la prensa en gráficas que evidencian un orgullo mucho mayor que el de las marchas gay, da por resultado un fenómeno con diestra y siniestra fusionadas.
  • Por increíble que parezca, los Navas y Ortegas han hecho posible lo que parecía imposible. Derechas e “izquierdas” unidas. Derechas, menos una: la del otro tri.
  • Fuera de la agudeza cafetera que advierte una unidad para que los frieguen juntos y les cueste menos, la supuesta guerra al rival a vencer es una farsa que solamente engaña a miopes incapaces de advertir el juego gatuno.
  • Como bien documentó el jueves El Universal / Estados, la cuna de la actual oposición ha sido el PRI. Dicho de otra manera, los siameses provienen del mismo vientre y del mismo líquido seminal.
  • Quedaría por determinar únicamente cuál es la mano que ha venido meciendo esa cuna… Quién ha sido el amoroso y cuidadoso padre que alienta por igual las cabezas de su pequeño monstruo.
  • De lo que ya no queda duda alguna es de una sola cosa: la política actual es la resultante, si no de una licuadora de aspas, sí de un proceso digestivo capaz de fusionarlo todo, y de expulsarlo.

 

Hace quince años…

   Cuando estuvimos a tiempo, cuando la esperanza aún florecía, recomendamos no votar por desilusión o inercia, por coraje o costumbre. “Tampoco es válido abstenerse”, apuntábamos.

   Era el primer editorial de Ocote, que ahora pondremos en línea en: www.otate.wordpress.com.

   Y apenas en la elección federal de 2006, ya en NOTICIAS / Chiapas, llamábamos a dar un voto decidido por la izquierda. Contra todos los malos augurios. Por clase, por elemental justicia.

   Lástima que ahora ya no pueda decirse ni eso. Vemos siameses y gatopardos. La misma gata, pero demasiado revolcada. Vaya usted a saber dónde o en qué.

 —

Texto a publicarse este lunes 28 de junio en la columna Signhos, de Joaquín Gutiérrez Niño, en NOTICIAS / Chiapas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: