Recuerdos… agrupados

 

Esta vez no hubo lleno total en el Auditorio Nacional y fue una lástima. El comienzo del Festival Romántico de los 70’s, que sigue el fin de semana, fue todo un éxito en lo artístico. Elbert Moguel y Los Strwck, Los Chicanos y Los Angeles Negros, en verdad se prodigaron. Este viernes, otra sesión de grupos.

   Con varios factores en contra (nombre del evento, días elegidos, falta de promoción, demasía de fechas y cantidad de estrellas), predominó el temor a que los grupos no fuesen los originales. Pero quienes concedieron el beneficio de la duda, se vieron gratamente recompensados. Quizá no igual, pero se oyeron bien y hasta mejor.

   Elbert Moguel abrió fuerte: “El” y “Adiós amigo”. Sobre las pistas, por la premura, dio validez al recital: hizo añoranza de época (vestuario, costumbres, anécdotas). Cantó con Los Strwck los éxitos que le colocaron otras figuras; al final, el de Los Dinners: “La suegra. Refirió que pudo hacerlo porque era soltero; “ahora me madrean”, se sinceró. Amante de títulos breves, estrenó “Mi ex”. Cerró con “Un sueño”, popularizado por La Tropa Loca.

   Los Chicanos fueron a lo suyo. Nada importante de su repertorio quedó fuera (Novia mía, Para siempre, Cariño verdad, No pidas más perdón, Noche de ronda, Nuestro juramento, Amor perdido), aunque en algunos casos acudieran al recurso de recortar versiones. Ocurrió con “Historia de mi vida”, lamentablemente. Exprimieron su acierto de recrear éxitos románticos de antaño. Su cierre, apoteósico: “Puente de piedra”. Y de pilón: “Vecina”, de Guzmán Mayer.

   Grupo Yndio y su repertorio con covers para bodas: “Nos pertenecemos”, “Eres mi mundo”, “Te necesito”… Y, claro, sus grandes éxitos: “Sin tu amor”, “Por qué nos dijimos adiós”, “Herida de amor”. Se permitieron bromas con las edades.

   Los Angeles Negros, con doble cantante, reforzados con coros y coreografía, fueron quizá quienes decayeron un poco ante la imagen que el público guarda de ellos. Pero hubo calidad interpretativa pese al nerviosismo del cantante mexicano; el chileno, a todo lo que dio. Lo previsible: abrieron con “Murió la flor” y cerraron con “Y volveré”. Momento emotivo: la despedida a su guitarra de más de 40 años, que será subastada para los damnificados de los sismos.

   Tanto Los Strwck como Los Chicanos cuentan con cuatro décadas de cantar al amor; a Yndio le faltan dos años pero a Los Angeles Negros les sobran dos… Ahí están todos, alrededor de 40 años de romanticismo. Y siguen vigentes, gozosos del aplauso. “La música más bella”, diría Moguel. “El verdadero pago”, cantarían Los Chicanos, a la manera de José Alfredo.

   Este viernes, otra sesión grupera. Con pioneros como Los Freddys, Los Terrícolas, Los Pasteles Verdes y La Tropa Loca. Que tengan mayor concurrencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: