Todos contra Carmen

Es año político; todos a la cargada. De los panfletos a la web, pasando por la señal restringida. Como antes, como siempre. Y de paso, con el boom informativo, el deseo tácito de pulverizar a la Aristegui.

Por: Joaquín Gutiérrez Niño

   Como todo año político, el actual ya se deja sentir con la andanada mediática. Para todos los gustos, niveles y exigencias. La noticia como espectáculo y arma electoral.

   Si antes fueron los periódicos, que brotaban como hongos, hoy son los informativos (de TV y radio) y los sitios web. Todos tras la tajada del presupuesto o, por lo menos, para apoyar y hacerse notar; soñando -o haciendo efectivos- los amarres con el poder.

   Este lunes nacieron dos conceptos: Foro TV, por cable, y el portal de CNN. Son, de suyo, importantes, aunque de entrada no cubrieron todas las expectativas generadas. Escasa o nula innovación. Pero tendrán tiempo para afinar sobre la marcha.

   En particular, pudo esperarse mucho más del prestigio de CNN. Se privilegia el afán y la capacidad para actualizar la noticia pero falta un aprovechamiento cabal de las posibilidades del nuevo medio. Salvo que supongan que para la demanda del público local sea suficiente.

   De cualquier manera, es positivo que El Universal, quien posee el portal más visitado del país, tome provisiones. Con el curso de periodismo digital que el Tec de Monterrey comenzó a impartirles esta semana, se allana el camino hacia la actualización de sus diversas áreas.

   De la comprensión y familiaridad con la herramienta podrá surgir un espíritu de cooperación que abone el terreno recorrido, que como se ha visto no es poco ni desdeñable pero tendrán que reforzar. Atinadamente, comienzan por los cimientos que es el diario en su conjunto.

   Por cuanto a Foro TV, parece responder a todas las motivaciones. Más allá de hacer frente a la competencia de Milenio TV y de la búsqueda de credibilidad, reconocidas por un claridoso Leopoldo Gómez (¿el legado de Tercer Grado?), Televisa aprovecha para disputar el rating de Carmen Aristegui.

   De por sí fuerte en su oferta informativa matutina, la televisora pretendería ahora -con Brozo- arrebatar las banderas del público pensante y por demás crítico que aglutina la comunicadora de MVS (y CNN). El gigante jugando a la chiquillada: no ganan pero restan.

   Como en los buenos tiempos de “Monitor”, pareciera que la consigna fuese: todos contra el líder, ahora por fortuna mujer. No obstante, mientras consiguen difuminar el fenómeno y su efecto, algo trasminará y habrá de perdurar.

   Y a lo peor -para el coro- la demanda social de pluralidad y de genuinas voces críticas, más allá de una artificiosa búsqueda por “recuperar” la credibilidad, acaban por reafirmar y potenciar la presencia de Carmen. Después de todo, la intuición colectiva suele orientar eficazmente.

   De cualquier modo, habrá que estar atentos a las distintas propuestas de medios y, sobre todo, habrá que alentar la formación de receptores activos, participativos y demandantes. Estos tiempos de alianzas aparentes -y de las verdaderas pero ocultas- lo exigen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: