Premios que no atan ni amordazan

 

  • Si los del Nobel no pudieron contener afanes bélicos de Obama, tampoco los premios de la Ciudad consiguen silenciar a Zabludovsky. El comunicador protesta abierta y airadamente por el negocio “Sobre rieles” que significará el nuevo tranvía del Centro. ¿Lo escucharán?

  • Como siempre, los radiodifusores se muestran temerosos de todo lo que apeste a socialismo. Mediante un desplegado de una plana alertan del riesgo que implicaría permitir radios comunitarias: nada menos que abrir una rendija al chavismo y sus delirios bolivarianos.
  • Cada cabeza es un mundo, no cabe duda. Y hasta los comentaristas más críticos se van con la finta de la rendición de cuentas que permitiría la reelección. Olvidan que los resquebrajamientos de todo tipo, incluyendo los sociales, comienzan por fisuras a las que nadie prestó atención.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: