Mandantes obedientes

 

  • Agotados los temas que sacuden a la población, rozan lo que debiera ser intocable. Lo hacen, claro, tras un golpeteo diverso y sostenido; cuando las prioridades son otras y ya a todo mundo le vale lo que hagan con lo que resta del país soberano que algunos soñaron.

  • Así sea a jalones y estirones, se completaron ya tres años del sexenio. Aunque al pueblo le parezca una eternidad, seguramente no es la misma percepción en la casa presidencial. Con todo y que la reprobación al gobierno siga creciendo, el Presidente está como nuevo: delineando proyectos y formulando propuestas. Como en campaña. Y así se la llevará hasta el final. ¡Otros tres años!
  • De cualquier manera, si el presidente consigue colocar la reelección en su primera fase (alcaldes y legisladores) habrá cumplido con la parte que le tocaba (energía y sufragio) en el proceso de involución del país, ya en lo económico como en lo político, ordenado por la plataforma de su partido y por quienes auspiciaron su arribo al poder.
  • También Ebrard hace lo suyo. Hace fintas y golpea. El peor de sus golpes no será el aumento al pasaje del metro, con todo lo lesivo que resulte, sino minar en la legalidad para su cobrar agua y predial. Y para los tiempos que vienen, de mayores tribulaciones, será un arma poderosa a sus relevos, sean del color que fueren.
  • Del metro se dice lo obvio: los costos reales y las aplicaciones del incremento. Pero si esos costos siguen subsidiados, el beneficio tampoco es real. Y si se trata de eliminar simulaciones, acaso fuera preferible cobrar lo real. Entonces, ¿quién tendría que pagarlo? Aparecerían los verdaderos subsidiados: los patrones. Es claro que los salarios no cubren siquiera necesidades básicas de trabajadores.
  • Durante el préstamo del GDF e incluso de la presidencia, amarillos y blanquiazules han hecho el trabajo sucio. Cuando vuelvan los tricolores, ensoberbecidos, como ya ocurre en alcaldías y entidades, tendrán el camino despejado para sus fines.

 

Más signos

Medios: estilos y propósitos

  • Igual que con el incremento fiscal (hablaron de otro impuesto, elevado, para dejarlo en un aumento menor pero general en el IVA), así chamaqueó el Ejecutivo al Judicial respecto a los medios. Hizo la finta con un decreto anticonstitucional, de modo que los ministros dejaran las cosas en una comisión subordinada al Ejecutivo, donde además existen personeros de las televisoras. La iglesia en manos de Lutero.
  • Si se desea renovar la legislación de medios electrónicos, no hay que darle demasiadas vueltas al asunto. La iniciativa que hace exactamente un año presentó Carlos Sotelo como suya y que era producto de aportaciones plurales y consensos, es a la que debiera darse entrada y aprobarse. Si quisieran el bien del Estado mexicano.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: