¿Corazón que no siente?

  • Muchos se conforman con una rechifla al presidente de la República, como ocurrió en Torreón la semana anterior, pero cada vez más le piden abiertamente que dimita, como este sábado lo hizo Cruz Mejía por Radio Educación.

  • Para los estrategas, la rechifla fue un error de cálculo: se expuso innecesariamente al mandatario. Como si con no dejarse ver bastara para que la gente deje de pensar lo que piensa. Para Ricardo Alemán, “buena parte de la sociedad mexicana llegó al límite, o está por llegar, de la tolerancia ante la ineficacia”.
  • Pero si los gobernadores parecen enquistados, inamovibles (y todavía con patente de impunidad, como aprueban en Chiapas), ¿qué podría esperarse del más alto puesto en el país?
  • Independientemente de los candados que lo impidieran (incluido el simple “no está contemplado”, como en su momento la repetición de la elección, que ahora comprobamos hubiera sido menos costosa), los riesgos de la impotencia, el miedo y el despecho pueden ser terribles. Dios nos libre de emergencias sanitarias u otros brotes.   
  • Porque doquiera existen signos de autoritarismo. Hasta en el futbol internacional. Es el caso del controvertido pase de Francia a Sudáfrica tras un cuestionado triunfo sobre Irlanda. No hubo razón ni poder humano para repetir el encuentro.
  • Por ahora, FCH sólo la ha tomado verbalmente contra los empresarios, enojo que el lunes pasado Denise Maerker calificó de “estéril” porque “parece más fruto del despecho que presagio de un cambio”.
  • Pero sí: al finalizar la semana, Calderón Hinojosa prometió que 2010 será el año del cambio. Lo malo: el primer cambio que ya muchos reclaman es el de sí mismo. Grave, y no por el petate de la inestabilidad, sino porque no había necesidad de llegar a esto.
  • Calderón purga penas de una larga, larguísima, cadena de errores y vacíos. De mucho tiempo atrás y de todos. Para empezar, de los inminentes favorecidos con las fallas de la alternancia. Muy pronto se ha olvidado por qué urgía el relevo.
  • Son, en suma, los elevados costos de la falta de educación formal y de cultura política; de aferrarse a cumplir, a pie juntillas, los dictados del neoliberalismo. Y que ningún chaparro nos mire por debajo y nos salga con el cuento del liberalismo social, ¡por favor!

 De la apatía a lo que sigue 

  • Nadie está de acuerdo en pagar más impuestos. Menos aún cuando lo único claro es que se siguen gastando recursos de manera irresponsable, por decir lo menos. Cuando existen presupuestos, como el del campo, que danzarán hacia quién sabe qué bolsillos.
  • Ni la burla perdonan: cuando se requiere de mayor transparencia, dejan manos libres a los gobernadores. A sabiendas que este año se hacen los guardaditos para las campañas. No entienden que el país no aguanta más raterías; que el desencanto ya es mayúsculo.
  • El efecto inmediato, buscado deliberadamente, era la apatía general que hoy padecemos en la sociedad y de la que no nos sacará ni la más intensa y eficaz campaña de optimismo o vivir mejor. Acaso únicamente el hambre y la rabia que siguen.
  • Las cúpulas del poder apostaron a que los únicos que hacen bien su trabajo son los encargados de mediatizar, lo que dio por resultado el valemadrismo nacional. Además, nadie está preparado ni dispuesto a defender a la brava lo que le corresponde.
  • La revolución, a 99 años de su inicio, es revisada desde ópticas totalmente opuestas. Pero, gracias a los cambios estructurales y mentales, predomina la impresión de quienes la saben inútil. Y hay quienes, incluso, la culpan del atraso actual.
  • Lo que nadie ha previsto es el margen que cubre la dinámica social, que bien puede detonar el hartazgo y podrá conducir la imaginación. Tampoco se piensa en ciertas leyes naturales ni en la sabiduría universal, pero existen. Y se cumplen inexorablemente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: