Conciencia y compromiso

 

Todos los factores que permiten la evolución del ser humano pueden englobarse en dos conceptos: conciencia y compromiso. Eso dije recientemente a Joel, el benjamín de mi familia, con motivo de un retiro en su preparatoria. Aquí comparto la misiva.

 

Hijo:

 

   Era junio de 2003, en Chiapas. Estabas a punto de terminar el tercero de primaria y ya teníamos un pie en la capital, con toda la incertidumbre que eso implicaba, cuando acudiste a tu primer retiro espiritual.

   Igual que hoy, en que acudes de nuevo al encuentro contigo y tu Creador, tenía que escribirte una carta…

   Desde luego, era un poco más difícil darme a entender con un niño que todavía no completaba los nueve años, que con el joven que este mes cumplió los quince y ya cursa el cuarto de prepa.

   Ahora lo difícil, dicen, es la etapa; las decisiones que debes tomar y las responsabilidades que deberás afrontar. Es un hecho que los tiempos cada vez se tornan más difíciles. Pero…

 

   Definitivamente, nosotros no trajimos hijos al mundo para que vayan por ahí taciturnos, problematizados de más y mucho menos frustrados o derrotados. Tampoco esperaríamos seres irreflexivos o enajenados.

   Apenas hace unos días, a la hora de la comida, hablábamos precisamente de los dos requisitos que engloban todos los factores que permiten la evolución del ser humano: consciencia y compromiso.

   Si eres consciente de tu origen y destino, estás del otro lado.

   En principio y última instancia, venimos y vamos al infinito que colma Nuestro Señor. Por lo mismo, será Su palabra la que nos guíe y será Su presencia la que deba cubrir nuestros actos e intenciones.

   A partir de ahí, revisarás tus raíces; de ellas te afianzarás, y podrás darte al vuelo en pos de tus ideales; perseguirás con realismo tus propósitos pero sin dar mayor margen al desencanto.

   La vida, efectivamente, entraña etapas de innumerables dificultades; ahora mismo lo estás viviendo en tu entorno inmediato y puedes constatarlo con cualquier noticiario o periódico. Y eso que no muestran toda la cruda realidad ni el trasfondo de los sucesos.

   Pero si abrazas con amor tus compromisos, si te encomiendas de continuo con quien todo lo puede, seguramente encontrarás siempre una forma de salir adelante. Y también has podido constatarlo.

   De modo semejante a como hallamos casi a cada paso algún obstáculo, existen manos que nos ayudan a superarlos. Y parte del compromiso es precisamente ayudar también a despejar el camino que han de seguir los demás.

   Con consciencia y compromiso, elige. Actividades, diversiones, amigos, carrera, autoridades, trabajo y pareja… Todo debe pasar por la prueba de la sabiduría, y la verdadera sabiduría no puede emanar sino de la Fuente primigenia.

   Cuando te comprometes honestamente con la evolución, tuya y de los demás, no puedes darte el lujo de perder el tiempo ni las oportunidades para avanzar.

   Reflexiona de vez en vez en todo lo que engloban esos dos conceptos (consciencia y compromiso), pero pide permanentemente a Dios que te ilumine para desentrañarlos y vivirlos a plenitud. Lo demás será sencillo.

 

   A nombre de tu madre y mío, en un día muy especial como aquel de hace seis años, te abrazo y bendigo, igual que a cada uno de los hermanos que te preceden.

   Confiamos plenamente en que, con la ayuda de NS, con consciencia y compromiso, serán siempre personas, porque las verdaderas personas no pueden ser sino de bien.

 

Jueves, Octubre 22 de 2009.  

Joaquín.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: