¿Y si no hubiera cielo?

Para la operación bisturí en Luz y Fuerza / SME, el quirófano no pudo estar mejor equipado: sabadazo, cuando los ánimos patrios por el triunfo futbolero andaban por el cielo. ¿Cuál crisis? ¿Qué importa el desempleo?

  • México 4, El Salvador 1. El pase. Lo demás, como anticipó Arturo de Córdova: no tiene la menor importancia. Y, ya adentrados en el poderío mexicano, ¿quién dijo no? ¡A revisar los males nacionales!
  • Quizá la junta médica no lograba el consenso: ¿será el sindicalismo la causa? Pero no le cupo la menor duda, en cambio, que ahí, en las organizaciones, sobre todo las autonombradas independientes, se enquistan y revientan.
  • Esa nalga, la del sindicalismo (y no nada más la de Ale Guzmán, tan maltratada por estos días en ese afán tan suyo por mantenerse “eternamente bella, bella”), es la que debe recibir el antibiótico mediático… y los tablazos.
  • Como antes la zancadilla a Bejarano, hasta Brozo propina inyecciones al movimiento obrero. Claro, la izquierda y los sindicatos son los únicos corruptos en el país. ¿Por qué no siguió con gobernantes y empresarios, legisladores y poder judicial?
  • Triste destino de los críticos del antiguo Canal 40, triste destino de los medios y contrapesos en México, triste destino de México.
  • Algo muy grave debe estar ocurriendo cuando hasta los editoriales de medios tenidos por plurales y equilibrados hoy se inclinan a la derecha. ¡Cómo se inclinan!
  • Cortar por lo sano podría ser una estupenda medida del gobierno para con los incómodos opositores al proyecto neoliberal. Lo malo: nadie garantiza que mayor entreguismo sea la mejor solución. Al contrario, la experiencia hasta ahora indica lo opuesto.
  • Dicen las chicas del coro de la derecha que ha faltado probar el proyecto a fondo; como debe ser. No faltará el trasnochado que se pregunte por qué nadie pensó en una oportunidad semejante para las ideas sociales. Para no ir tan lejos, ahí está Cuba.
  • Oportuno, Canal 22 proyectó esta semana la película de los cristeros. El mensaje: no tiene sentido embarcarse en aventuras manipuladas; pelear para nada y finalmente perderlo todo. Correcto, sobre todo ante las persistentes provocaciones oficiales.
  • Una pregunta recurrente, a lo largo de toda la cinta: ¿Y si no hubiera cielo?
  • Ahora, a la luz de lo que ocurre con Luz y Fuerza del Centro y su sindicato, y el coro que proclama que se sigan con las demás organizaciones sindicales, cabría preguntarse: ¿Y si el cielo que ha prometido el gobierno tampoco existiera?
  • Hasta ahora se han equivocado prácticamente en todo. Ninguna de las promesas oficiales han fructificado. ¿Seguiremos concediéndoles el beneficio de la duda o, de plano, ya no queda de otra, como parecen indicarlo los editoriales?
  • ¿Alguien podría decirnos qué pasará con los escasos trabajadores y sus abusivos patrones una vez que acaben con los contrapesos, llámense ley, sindicatos o juntas de conciliación?
  • No hay que ser pitonizos para saber que las motivaciones de las luchas de hace doscientos y cien años quedarán cortas a las actuales generaciones. Lo malo: no existen ya líderes auténticos, nacionalistas, ni genuinos soldados de la patria.
  • Y lo peor: desarmados y sin adiestramiento (¿dónde quedó el SMN?), los jóvenes hoy tienen tele, futbol y cientos de distractores y relajantes. No tendrán, por lo tanto, siquiera el sueño finalmente inútil de intentarlo todo desde el principio. Para mal o para bien.
  • Dios quiera que haya cielo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: