Matrimonio: armonía y equidad

Texto propuesto por Fernando Valle Ferado, Don Salimoy, para sustituir a la Epístola de Melchor Ocampo como mensaje oficial durante la ceremonia de matrimonio civil, en el estado de Oaxaca.

LA ARMONÍA Y LA EQUIDAD

EN EL MATRIMONIO OAXAQUEÑO

 

La petición que ustedes vienen a hacer, es para que la Autoridad Civil les una en Matrimonio. Ustedes asisten por voluntad propia, sin que se les obligue a ello, pues el amor que se profesan es suficiente.

 

Amor es una palabra que abarca desde las situaciones nimias hasta las de gran trascendencia, por ello, es razón suficiente para que dos personas puedan iniciar una vida de Matrimonio, en que ambos cónyuges mantendrán una relación que beneficiará la convivencia familiar. Ellos procurarán que la Armonía sea la opción elegida, ya que es la forma en que una pareja podrá enfrentar los problemas cotidianos que son naturales, como la falta de salud de alguno de ellos; la escasez de dinero; la adaptación al hogar; los de índole religiosa, política, académica, étnica, etcétera. Cada uno aportará la parte que le corresponda en la aplicación de los elementos que permitan que la Armonía total, prevalezca en el hogar común…

 

Ya ustedes estarán conscientes de que este paso les lleva a la gran responsabilidad que es el Matrimonio.

 

Lo que ustedes hayan vivido o hayan sido testigos en algún Matrimonio, no quiere decir que así será el de ambos. Ustedes harán que su Matrimonio llegue a un fin feliz o a un fracaso. Sólo ustedes lo determinarán.

 

En tiempos pasados, el esposo era el director y la esposa la ejecutante. Los tiempos han cambiado, pues lo que fue, quedó abolido. La Equidad entre los géneros permite que tanto una como otro puedan alcanzar, unidos, lo que puede parecer imposible. Debemos entender que el Matrimonio hará que dos fuerzas se identifiquen con un ideal y luchen a brazo partido por lograrlo. La Equidad no es un elemento que se da para que cada uno pueda mostrar la fuerza, el poder… No. La Equidad, en un hogar, no es que alguno de los dos no tenga tanto los mismos derechos como las mismas obligaciones. No hay una o un dominador… Cada quien tiene la obligación de cumplir cabalmente lo que le corresponda. Nada más.

 

En nuestra sociedad, el Matrimonio siempre ha sido bien visto y todavía será mejor si éste es llevado en forma natural, es decir: que la pareja verdaderamente se ame mutuamente y ambos deseen alcanzar la felicidad.

 

Es así como se logrará un sitio apropiado para el desarrollo óptimo de la familia; será el lugar donde todos los miembros de la familia deseen permanecer. No es fácil… No es lo cotidiano… Hay mucho por lograr.

 

Muchos son los matrimonios que han logrado permanecer unidos hasta que la muerte les separa. Si esto se acepta como la meta, ya se tendrá uno de los objetivos. Pero es necesario que se entienda que en nuestra tarea cotidiana está, principalmente, saber respetar a nuestra pareja. El respeto debe ser mutuo, sin las reservas que pueden surgir como parte de la preparación académica, la distinta posición social, quizás incluyera el color de la piel. Aceptar ser pareja, quiere decir que se dará por hecho que la aceptación es mutua, que realmente se hace una relación tan estrecha que puede decirse que moralmente no habrá dos opciones… sólo una: NOSOTROS. No es una labor sencilla; es todo lo contrario: un gran reto, mas no les asusten estas palabras. Ustedes con el amor como base del Matrimonio podrán surcar el mar imaginario que es la Vida. El tesón será el motor que dará el impulso necesario, sin embargo nunca olviden que lo que les mantendrá felices es el crecimiento familiar; justo lo que dan los hijos…

 

Oteando asiduamente, ambos cónyuges podrán determinar qué es lo que necesita o quiere su otra parte. Puede, asimismo, buscar la solución. En el Matrimonio no cabe: “Primero yo, luego yo y siempre yo…” No hay X o Z excusa para esa situación. Deberá ser: “Primero nosotros, luego nosotros y siempre nosotros…”, la ausencia del respeto familiar será la causa del rompimiento; deberán, pues, mantener y acrecentar lo que es básico para ustedes. Siempre piensen y actúen por la FAMILIA, ya no es adecuado pensar en uno mismo solamente. Para terminar debe quedar claramente establecido que el Matrimonio es entre estas dos personas. Que nadie podrá inmiscuirse en sus asuntos, pues ellos son independientes. Las ñoñerías arcaicas son eso: cosas del pasado. NO cabe ya, la sujeción que ejercían las familias en el Oaxaca de ayer. Ustedes, jóvenes, con la responsabilidad necesaria, son absolutamente libres…

 

 Don Salimoy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: