Diez atributos del nuevo hombre

 

Para contribuir decisivamente a la indispensable e inaplazable superación o renovación de la humanidad, cada mujer u hombre del tercer milenio deberá trabajar infatigablemente para aspirar a retratarse -al menos- con diez atributos. Aquí los tiene: 

1) Autoestima.

   Posee un sano aprecio por sí mismo que es producto del amor, cuidado y ejemplo de sus padres, de la acción responsable de quienes intervienen en su desarrollo (educadores y comunicadores, trabajadores de la salud y la conducta, administradores públicos y guías espirituales) y de un entorno sano y justo.

 

2) Hábitos y valores.

   Crece con hábitos y valores fundamentales de los que se desprenden rasgos complementarios e integrales; con un elevado sentido de la justicia y equidad, y con una práctica natural del orden y la disciplina.

 

3) Conciencia y responsabilidad.

   Es consciente y responsable de cada uno de sus actos; tan pronto descubre su razón de ser y establece su proyecto de vida, trabaja -con ahínco y entusiasmo- por una superación constante que le permita seguir su mapa de realización.

 

4) Arraigo y universalidad.

   Está arraigado con firmeza a sus orígenes; respeta las tradiciones y cultura de su tierra y sus ancestros, conoce su historia y geografía, pero comprende asimismo la geopolítica contemporánea y está abierto a la universalidad.

 

5) Trascendencia y generosidad.

   Es un individuo generoso; se busca y encuentra en su pareja e hijos, en cada integrante de su comunidad y cada miembro de la sociedad; observa un compromiso comunitario en general y ecológico en particular; sirve con alegría y desea trascender.

 

6) Armonía y plenitud.

   Es una persona que encarna la armonía plena (cuerpo, mente y espíritu); desde niño equilibra alimento y ejercicios de tipo físico, intelectual y espiritual; se nutre convenientemente y alcanza una vasta cultura general, de manera que obtiene salud y sabiduría verdaderas.

 

7) Educación y comunicación.

   Estudioso infatigable y receptor crítico, entiende la educación y comunicación como factores fundamentales para la transformación social, y es capaz de transmitir sus conocimientos y experiencias de manera ética y eficaz.

 

8) Liderazgo y prosperidad.

   Sabe trabajar en equipo y es emprendedor; pronto se convierte en un empresario comprometido con su tiempo y su entorno, que ve en la productividad un instrumento de prosperidad y bienestar colectivo. Es un líder genuino, que no sólo entiende sino impulsa el crecimiento de los demás.

 

9) Intuición y creatividad.

   Intuitivo y creativo, posee una fina sensibilidad que no solamente le permite deleitarse con distintas disciplinas artísticas sino expresarse a través de ellas. Percibe signos y señales que interpreta en su propia vida y en su relación con los demás.

  

10) Espiritualidad.

   Es hombre o mujer de fé, de elevada espiritualidad; está identificado plenamente con el Infinito y la Vida. Se distiende y ora frecuentemente. Mantiene una perfecta comunión con Dios; entiende que el Todopoderoso está en él y en todo cuanto le rodea.

Joaquín Gutiérrez Niño.

De su libro: Generación del Nuevo Hombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: