Flores y tormentas de un día

 Del cambio, nada más que decir. La misma obstinación al imponer funcionarios, el mismo afán de fastidiar a los de siempre.

  • Flores y tormentas son ahora de un solo día. Sean promesas de cambio o secuestros aéreos. Es lo malo y lo bueno. Olvidamos y reinventamos todo permanentemente. En ello nos va la vida y sólo unos cuantos le sacan provecho.
  • Al día siguiente del tiroteo en el metro empezaron las medidas extremas de seguridad. Como tampoco debiera tratarse de atizar el estado de terror, cabe preguntarse: ¿encontraremos alguna vez el retorno a la normalidad?
  • Tiene razón Mariana Gómez del Campo: “A diario los capitalinos nos jugamos la vida, la tranquilidad de nuestras familias y nuestro patrimonio”. Pero lo mismo puede y debe decirse de lo que ocurre por todo el país.
  • Tiempos desquiciados. Contrastantes. Por un lado, mandos militares llaman a padres a poner a salvo de drogas a sus hijos. Por el otro, comprensivos, ministros de la Corte reclaman el trato delincuencial a los adictos. Pero en centros de rehabilitación ajustan cuentas a internos ante la complacencia de autoridades.
  • Sordos, igualitos: de uno u otro color. En Atizapán, desde hace dos años habían alertado de inundaciones; en Magdalena Contreras, la víctima de un derrumbe había pedido ayuda para tirar el árbol que finalmente arrasó con su vivienda. ¿Por qué esperan a que ocurran las desgracias, desgraciados?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: