Tata Agripino: educador y escritor

 

Maestro, literato, investigador y promotor de cultura, Agripino Gutiérrez forjó la primera gran generación de escritores chiapanecos. De recio carácter y voluntad indoblegable, el autor de Sombras de la vida, Ansiedad y La Huyenda, entre muchos títulos, se sobrepuso a condiciones adversas. Con motivo al 32 aniversario de su muerte, lo recordamos con aprecio.

 

Ficha biográfica

 

Gutiérrez Hernández, Jesús Agripino.

Educador y escritor chiapaneco, investigador y promotor de cultura.

Nació en Ixtapa, el 9 de octubre de 1914; falleció en Tuxtla Gutiérrez, el 20 de agosto de 1977.

Forjó e impulsó la primera gran generación de poetas y escritores chiapanecos, entre quienes figuran Jaime Sabines, Rosario Castellanos y Enoch Cancino Casahonda.

 

Titulado como profesor de primaria, tuvo una vasta formación autodidacta y fue catedrático de educación media y superior en el ICACH, entonces máxima casa de estudios de Chiapas.

Dos veces fue titular de Educación en el Estado, desde donde impulsó el normalismo.

 

Publicó sus primeros versos en El Escolar, en 1930. Desde entonces, nunca dejó de colaborar en periódicos y revistas.

Fundó El vate chiapaneco y Brecha nueva; animó y patrocinó El Estudiante.

Como jefe del Departamento de Prensa y Turismo, al mediar el Siglo XX, editó la revista Chiapas y llevó a cabo la labor editorial más grande de la entidad, no superada sino hasta décadas después de su muerte.

Miembro del Ateneo de Ciencias y Artes de Chiapas, fue responsable de la revista Ateneo en calidad de subdirector.

Colaboró en todos los diarios de su época en Tuxtla Gutiérrez y fue director de El Heraldo de Chiapas.

Durante la administración Velasco Suárez se desempeñó como asesor de la Dirección General de Información y Relaciones Públicas.

En el Diario Popular Es!, el 21 de agosto de 1977, apareció su último artículo, junto a la noticia de su muerte, desplegada a ocho columnas.

 

Como autor, incursionó en diversos géneros. Escribió: Sombras de la vida (novela), Ansiedad (poemas), Sóstenes Esponda (biografía), Ixtapa (crónica), La literatura chiapaneca (crítica), La Huyenda (novela), Dos poetas hispanoamericanos (ensayo), La literatura infantil (ensayo) y Fray Bartolomé de Las Casas (ensayo). Su obra capital fue Poetas y escritores chiapanecos (antología), que no llegó a concluir.

Compuso marchas, corridos, valses y piezas semiclásicas.

 

Ganó diversos certámenes literarios y fue miembro del Seminario de Cultura Mexicana y de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

 

Claves para apreciar su vida y obra

 

* Fue, antes que nada, un auténtico mentor -desde primaria hasta profesional- que enseñó con el ejemplo a muchas generaciones de chiapanecos de todo el estado.

* Aunque forjó e impulsó a la primera gran generación de poetas y escritores chiapanecos, sus alumnos no sólo fueron artistas y pensadores; hay médicos, abogados, ingenieros y, sobre todo, profesores.

* Su quehacer a favor del normalismo en la entidad fue en verdad relevante.

* Como titular de educación en el estado, que lo fue en dos ocasiones, emprendió cruzadas que lo hacen ver, a los ojos de propios y extraños, como el Vasconcelos de Chiapas.

 

* A todos sus discípulos aportó invaluables lecciones de vida: les transmitió la cultura del esfuerzo, les mostró cómo sobreponerse a las peores condiciones y aprovechar el tiempo con verdadera devoción por la cultura y el conocimiento, siempre al servicio de los semejantes.

* Su obra literaria, vasta y versátil aunque acaso apresurada, revela pasajes de su propia vida y carácter. Su primer libro, Sombras de la vida. La vida de un estudiante pobre, novela escrita durante un breve período vacacional cuando tenía apenas 17 años, denota sobre todo tenacidad para superar barreras.

* En un tiempo y lugar en que los libros de motivación y autoayuda eran inexistentes, su lectura inspiró e impulsó a muchos de sus coterráneos y contemporáneos, y por supuesto a sus alumnos.

 

* Provenía de una familia acomodada venida a menos por la secuela de la revolución, que se vio obligada a abandonar su pueblo y propiedades para asentarse en la capital del estado. Aquí, el joven Jesús Agripino Gutiérrez Hernández tuvo que trabajar para sostener sus estudios y contribuir al gasto familiar.

* Fue integrante de un conjunto marimbístico que le permitió desarrollar su vena artística y poética; compuso piezas muy diversas e incluso recuperó sones tradicionales atribuídos a su padre, don José Agripino Gutiérrez Estrada, y a uno de sus tíos. Caso concreto: El Bolonchón, que es considerado el himno de su pueblo.

 

* Hijo amoroso de Ixtapa, escribió un libro de estampas de su terruño que, como muchas otras tareas suyas, sentó precedentes y marcó rutas a seguir. En este caso, en lo que ahora se conoce como rescate y preservación del patrimonio cultural.

* Habitantes e incluso autoridades de Ixtapa, a su vez, siempre vieron en él a un guía y gestor a quien frecuentemente consultaban. Los indígenas le daban el tratamiento de Tata, reservado para sus máximos dirigentes morales.

 

* Poseedor de una vasta cultura, impartió diversas cátedras. Incluso varias que iban más allá de la literatura, que fue su especialidad.

* Entendido de las ciencias sociales, practicó el periodismo en forma regular e hizo del periodismo escolar un instrumento didáctico de primer orden. De las páginas de El Estudiante, que él fundó e impulsó, surgieron plumas como las de Jaime Sabines y Rosario Castellanos.

* Su amor por las letras y su patria chica lo llevaron a dedicar gran parte de su vida a investigar la obra de poetas y escritores chiapanecos. Desde los más modestos a los más encumbrados, porque para él todo esfuerzo era digno de tomarse en cuenta.

* Pugnó, en reiteradas ocasiones, para que se reconociera públicamente la labor de los autores y se alentara de esa manera la dedicación al estudio, el arte y la ciencia.

 

* Fue pieza clave para que la administración del general Francisco J. Grajales concediera un impulso especial a la cultura y llevara a cabo la labor editorial más grande de Chiapas, sin precedente hasta ese momento y que por décadas no pudo ser superada.

Anuncios

6 respuestas a Tata Agripino: educador y escritor

  1. Fernando Trejo dice:

    Me interesa muchísimo obtener una fotografía del Señor Agripino Gutiérrez pues nos servirá para pintarlo en un mural que el pintor Manuel Suasnávar Pastrana está haciendo para el Palacio Municipal de Tuxla Gutiérrez, Chiapas. (Van mis datos) por si pueden comunicarse conmigo y darme algún dato para obtener una fotografía de este personaje ilustre. Muchas gracias.

  2. Sergio Alejandro dice:

    Dónde podría consultar una de sus obras literarias? En específico la crónica de Ixtapa, estoy realizando una reseña del municipio para una exposición y me gustaría leer dicha obra.

    • Bregador dice:

      En la biblioteca de la UNICACH, en Tuxtla Gutiérrez, hay un espacio con su archivo. Supongo que también sus libros. Yo tengo un ejemplar pero no sabría cómo hacerle llegar una copia. ¿Dónde está usted?

      • Sergio Alejandro dice:

        Por el momento me encuentro en dicho municipio, en Ixtapa, pero claro que podría consultar la obra en la biblioteca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: