Incitación a la intranquilidad social

Dejen de alborotar el avispero

Eviten influenzas y distractores

Trabajen o háganle caso a Martí

        

  • Si se sabe que habitualmente los capos no se meten con particulares y que el gobierno, en cambio, suele enviar señales encontradas, el dicho “métanse con la autoridad y no con los ciudadanos”, del secretario de Gobernación y dirigido al fantasma de mil rostros (encubiertos) llamado narco, podría leerse exactamente al revés. Sería un grave avance en los signos de incitación al narcoterrorismo, real o simulado pero igual de dañino a la paz y salud social.
  • El refuerzo con más tropa al frente en Michoacán, sin que disminuyan críticas por abusos militares en todas partes, evidencia y reitera, una vez tras otra, el fracaso de la llamada guerra antinarco.
  • Imaginemos, al fin de la epopeya, una contundente victoria de las fuerzas del bien. La deposición de las armas conduciría a una eventual amnistía, puesto que careceríamos de cárceles suficientes para todas las infanterías del mal. Estas requerirían, entonces, una sola cosa: trabajo. Ya no para compensar sus ingresos perdidos; tan sólo para subsistir.
  • Con voluntad política, podría obviarse guerra y amnistía; que los mandantes se ocupen por generar trabajo y tranquilidad, empezando por atender a los millones de sub y desempleados que conformamos la inmensa mayoría del país. Lo demás llegaría por añadidura.
  • Como diría un trabajador de Lázaro Cárdenas: “El narco no se combate con madrazos; lo que se necesita son empleos”. (El Universal de ayer).
  • Y como suele aclarar Ricardo Rocha: no se defiende al narco; sólo se ve lo obvio. Tampoco somos sus parientes, como sospecha despistado diputado, seguidor sin duda de quienes pretendían que no dejáramos a México en manos del crimen, entendido éste por todo aquello que no fuera un objetivo presidencial. De lo que se trata, señores, es de atacar el problema a fondo y dejarse de distractores.
  • Si les cuesta tanto trabajo o de plano no pueden, por amor al Dios en el que dicen creer, ¡háganle caso a Martí!

 

Otros signos:

credibilidad y transparencia

 

  • Derechos Humanos desempolva el caso de Jacinta Francisco Marcial y otras indígenas acusadas de secuestrar a seis agentes federales. La Comisión Nacional establece que la PGR inventó cargos. Lo malo: con una reputación semejante, ¿cómo podría creérsele en sus pesquisas del caso Martí, en desdoro de la procuraduría capitalina?
  • Un comisionado del IFAI, Angel Trinidad Zaldívar, propone evitar que la transparencia se convierta en lugar común. Sugiere: “ejercitar el derecho, presentar solicitudes, exigir respuestas claras y comprensibles, vencer resistencias, cotejar con sentido crítico la información oficial con la realidad”. Vivir para eso, pues. Como si no hubiera Función Pública o legisladores que cobran, y bastantito, por representarnos.
  • Para ocuparnos de cosas más directas, ahí viene el rebrote. Por el sur, porque bajaron la guardia o simplemente escupieron al cielo, ya se dan casos y hasta decesos por influenza. También se prevé que el rebrote golpeará a Latinoamérica. El sur, siempre el sur.
  • Y para los foxifóbicos, los atropellos del expresidente metido a turista rural: hace y deshace de la hacienda familiar, que conservara intacta su señora madre y su nueva esposa ordenó remodelar para convertirla en hotel, pero sin las autorizaciones oficiales pertinentes. A cambio, parece contar con todas las de la ley (de Dios), al menos para su reciente boda. Dichoso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: